Guía de Maestrías y Postgrados en Perú

Preguntas y respuestas sobre carreras, maestrías y postgrados en Perú

Sobre Maestrías y Postgrados

Sobre Maestrías y Postgrados

En un mundo cada vez más cambiante, donde los aprendizajes se van renovando periódicamente es importante que todo profesional tenga dentro de sus objetivos a mediano plazo estudiar un postgrado en maestría.

Tiempo adecuado

Generalmente, se piensa que el egresado de una carrera universitaria debería continuar inmediatamente con sus estudios de posgrado para no perder el ritmo de estudios y, de esta manera aprovechar mejor los nuevos conocimientos que puede ofrecer una maestría.

Sin embargo, no todos los especialistas están de acuerdo con este criterio. Otros sugieren que estudiar una maestría, demanda del estudiante madurez, experiencia, compromiso, disciplina, tiempo y, esto solo se consigue con el ejercicio profesional. Además, un posgrado supone un gasto adicional, por tanto, un estudio de maestría debe ser un proyecto a mediano plazo.

Beneficios

Los estudios de segunda especialización, como la maestría, ofrecen a los estudiantes una serie de herramientas y recursos para el enriquecimiento profesional.

La maestría permite desarrollar habilidades para la aplicación de un conocimiento específico en un área determinada, adquiriendo capacidad de análisis y competencias para contribuir de manera efectiva a la solución de los problemas de las empresas y del país.

Existen programas de maestría para todas las áreas del conocimiento: ciencias sociales, ciencias políticas, ciencias económicas, ciencias naturales, ciencias formales.

Pero, además, una maestría ofrece al estudiante:

Desarrollo del pensamiento crítico:

El estudiante adquiere una capacidad racional y reflexiva para la resolución de los problemas. Su principal función no es necesariamente la de generar ideas, sino más bien revisarlas, analizarlas y evaluarlas desde una perspectiva crítica y objetiva procurando obtener respuestas contrastadas y certeras.

Nuevas habilidades y conocimientos:

Los programas de maestría ofrecen a los estudiantes una formación integral; es decir, no solo se adquiere especialización en el área elegida, sino que además ofrecen habilidades como el liderazgo, toma de decisiones, o inteligencia emocional, entre otras.

De esta manera, a través de una maestría se puede ampliar y profundizar los conocimientos profesionales, los cuales podrán aplicarse en el ejercicio profesional.

Trabajo en equipo:

En los cursos de maestrías se procura el trabajo en equipo y la interacción con los compañeros; por lo general, se hace énfasis en desarrollar dichas habilidades porque son indispensables en la ejecución de diferentes proyectos y trabajos.

Mejora los ingresos:

Dentro de los beneficios que puede esperar un egresado de maestría esta la posibilidad de obtener un mejor trabajo, dado que a mayor preparación mejora la tasa de empleo, con el consiguiente aumento de los ingresos.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un informe sobre la educación de 2019, reveló que la tasa de empleo que tienen las personas que estudian una maestría es de 85% por encima, por encima del que tienen las personas con licenciatura que es de 81 por ciento.

Aumenta el número de contactos:

Este es uno de los beneficios que trae consigo la maestría. Ampliar el número de contactos para un profesional representa un activo importante. Generalmente, los estudiantes de maestría ocupan puestos destacados en diferentes sectores económicos. A mayor número de contactos mayor es la posibilidad de que algunos de ellos podrían invitarte a trabajar o para emprender en algún proyecto.

Es una inversión

Como expresamos líneas arriba para seguir una maestría se necesita tiempo y recursos económicos. En la actualidad, existen muchos programas de maestría solo es cuestión de buscar la universidad que tenga programas flexibles y que se adapten al tiempo disponible.

Una maestría a diferencia de los programas de licenciatura dura menos. Normalmente, la especialización en maestría en cualquier área del saber no supera los dos años. Pero sobre todo la maestría no debe ser vista como un gasto, sino más bien como una inversión en tiempo y dinero, que redundará en un futuro cercano satisfacciones personales y profesionales.